A la pregunta de -Por favor, necesito unos guantes anticorte-, el profesional necesita más datos para dar una respuesta adecuada y ofrecer el guante correcto, estos datos pueden ser: el lugar de trabajo, con qué herramientas será ejecutado, el ambiente en que se desarrollará, ya que este puede ser húmedo, seco, alta o baja temperatura y el tipo de materiales que por su manipulado nos puedan causar cualquier tipo de traumatismo.

Con todo ello descubrimos las necesidades adecuadas para reducir el riesgo, ya que este siempre está latente.

La Normativa Europea E. N. 388:2.004 es muy clara en lo referente al corte, en ella se nos indica los niveles del 1 al 5 soportado en los ensayos del laboratorio Notificado.

CICLOS DE CORTE                   NIVEL SOPORTADO

Ciclos mayor de 1,2 ------------------- Nivel 1

Ciclos mayor de 2,5 ------------------- Nivel 2

Ciclos mayor de 5,0 ------------------- Nivel 3

Ciclos mayor de 10,0 ----------------- Nivel 4

Ciclos mayor de 20,0 ----------------- Nivel 5

El técnico de prevención aplicará el nivel conveniente de esta tabla a los conocimientos analizados para los supuestos ambientes de trabajo expuestos anteriormente.

En MAFEPE como diseñadores y fabricantes de guantes, independientes de la obligación de considerar las tablas, ampliamos las recomendaciones para una mejor selección de los guantes anti corte. Estudiamos la posición de las manos en las maniobras de cada trabajo, ya que estas y los dedos ejercen diferentes y variados movimientos, siendo cuatro los más analizados por su exposición, son las acciones “mordaza”, “pinza”, “arrastre” y “empuje-soporte”.

Es para estas acciones donde los guantes de MAFEPE por sus diseños, desarrollos, materiales y ejecución en su fabricación, tienen unas respuestas de protección más efectivas que otros guantes del mercado. Analizando miles de guantes “rotos” vemos las zonas a sobreproteger, porque si protegemos al guante, protegemos la mano de riesgo y del posible accidente.

Para la acción de “mordaza”, independientemente de que los materiales de fabricación sean piel, punto tricotado, impregnados, etc. las diferencias se encuentran en zonas del guante tales como: palma central, vértice pulgar-índice y yemas de los dedos que disponen de una sobre-protección en el guante anticorte mejorando la protección de las manos y ampliando su duración en el tiempo de trabajo por el uso. Estas protecciones las denominamos refuerzos para los guantes de piel y regruesados en los de punto sin costuras.

Para las acciones de “pinza” y “arrastre”, la mayor influencia se encuentran en las yemas de los dedos, ya que se puede realizar con dos o más dedos a la vez, siendo ésta la aplicación del “regruesado” implantada en nuestros guantes técnicos sin costuras e impregnados, fabricados con muy variados y diferentes materiales para los soportes del interior y las impregnaciones exteriores. Los resultados son excelentes en ergonomía, maniobra, protección y economía de consumo.

Para las acciones de “empuje-soporte” la mano participa en condiciones muy similares a las de “mordaza”, ampliando posibles riesgos en las zonas de las comisuras externas de los dedos índice y meñique por lo que es conveniente que en los guantes anticorte no figuren o dispongan del mínimo de costuras.